No son Rameras por salir en bikini en Facebook

Semana Santa: atascos, playas con aforo completo, películas tipo “Ben-Hur” y casi siempre lluvia y costaleros llorando en 3,2,1…

La Semana Santa data del siglo IV, termina el Domingo de Resurrección y comienza el Domingo de Ramos, fin de La Cuaresma (40 días de preparación para la gran fiesta de la Pascua, que es un período de reflexión para que los cristianos se arrepientan de sus pecados, cambien para ser mejores y consigan vivir más cerca de Dios. RESUMEN EXTREMO: digamos que puedes ser un cabrón con pintas todo el año porque podrás después quedar “limpio” simplemente por arrepentirte y mantener unos pocos días de reflexión y abstinencia.

semana santa

El nombre “Domingo de Ramos” se usa en conmemoración a los ramos de olivo símbolo del recibimiento de Cristo en Jerusalén. Durante este periodo se expulsó a las prostitutas del lugar, que pasaron a denominarse “Rameras.

Precisamente debido a la afición por las “Rameras” que tenían algunos seguidores de Cristo ha llegado también hasta nuestros días la supuesta prohibición de “comer carne” en Semana Santa.

No se referían en realidad a “comer carne” como tal -de hecho la Iglesia en realidad lo acepta y permite- sino a “no cometer pecados carnales” -a no irse de putas, vamos-.

Con el tiempo, y porque el propio consejo tendría connotaciones negativas para la imagen de la Iglesia, la cosa fue quedándose en no comer carne el Viernes Santo y practicar cierta abstinencia durante esta semana sagrada.

RECOMENDACIÓN: Si os interesa profundizar en la historia de Jesucristo, y aunque no es del todo fiable, una de las mejores películas de humor de la historia trata el asunto como sólo unos genios serían capaces de hacerlo: La vida de Brian

  • Semana Santa

    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa
    • Semana Santa

El poder a corto plazo de las calientabraguetas

El sexo femenino busca más la atención por su propia psicología

Numerosos estudios han demostrado que para relaciones vacías, egoístas y poco duraderas nos gustan más aquellos a los que parecemos gustarles (o creemos gustarles), cuyo comportamiento resulta más ingenuo y calentón que el grupo del mismo sexo en el que se integran, y que asociamos con momentos agradables como fiestas o momentos de ocio; pero que al mismo tiempo resultan en cierto modo inaccesibles porque siempre aparecen en entorno social (hay más gente cerca), son de caracter distante en realidad o simplemente tienen/tenemos pareja.

De ahí viene aquello de putilla de muchos, mujer de ninguno que recopiló la sabiduría popular y ahí reside la causa de muchas infidelidades sin sentido a largo plazo -típico famoso que termina con una zorrilla de discoteca teniendo a una mujer de cuento en casa- y muchas relaciones y amistades decepcionantes o dañinas que al principio aparentaban ser geniales.

Es una condición psicológica común a todas las culturas, pero sobre todo destaca, por su psicologíaEl cerebro femenino, en las mujeres.

Algunas de ellas suelen reprochar a los hombres que se fijen demasiado en el físico pero parecen estar deseando que llegue el verano o una fiesta para poder vestirse como guarrillas, calentar a unos cuantos o presumir entre ellas, y simular que no se dan cuenta de que los hombres nos fijamos en esas cosas ( a menudo encantados).

Las Atenttion Whore, las calientapollas, atraen; aunque a largo plazo nadie las quiera y suelan generar conflictos en los círculos por donde se mueven. Internet está lleno. Es el entorno perfecto para una prostituta de la atención y nos trae desde la típica cani frente al espejo a agradables vídeos como los de kotakoti, una especie de chica manga de estética perfecta, movimientos hipnóticos y mentalidad probablemente bastante enferma.

Podéis ver más en su blog: kotakoti

Mezclando culturas

La globalización lleva partes de nuestra “cultura” al resto del mundo

La globalización es genial a menudo digan lo que digan. Es maravilloso estar en un país cutre o lejano y de repente encontrar por ejemplo un humilde McDonalds del que por fin te puedes fiar al 100% y sabes que tiene controles de calidad civilizados esté dónde esté.

sushi raul deprisa

Nos sentimos muy modernitos y aventureros comiendo en cualquier tugurio extranjero aunque nuestras panzas acomodadas en ocasiones lo recuerden entre dolores, yo también lo hago; pero de cuento alegre por ejemplo es la sensación de encontrar un Starbucks (típico sitio sin personalidad alguna) en la Ciudad Prohibida de Pekin cuando de repente te lo encuentras así, sin esperarlo. USA es el mayor exportador de cultura para el mundo estándar y tendríamos que levantarnos cada día un poco agradecidos por haber conseguido -gracias al cine o lo que sea- que, vayamos donde vayamos, podamos siempre sentirnos un poco como en casa. Aunque quizás no sea el hogar ideal para todo el mundo.

seagull 1963 deprisa

Hoy estaba de mezcolanza cultural no pretendida comiendo de forma rápida en casa: Sushi japonés, reloj histórico chino y garbanzos clásicos, entre otras cosas. Que bien la mezcolanza de culturas y que impensable sería hace años; pero ¿No estaremos perdiendo parte de la esencia de viajar al poder encontrar tanto junto de todos sitios en cualquier parte? Sentirse en un recondito lugar del mundo casi como en casa gracias a un McDonalds es agradable, pero la diferencia de culturas, cada cosa en su sitio, también puede tener su encanto.

Amor de mierda I

Todos hemos hecho estupideces en el pasado, hacemos cosas que no nos gustan. A veces. A menudo.
Si vivieses con un clon de tí mismo, ¿Cúanto tiempo aguantaríais juntos en realidad? ¿Soportarías todo?
Sabes que a veces te amas a tí mismo. Sabes que muchas no.
El amor es eterno según un escritor que lo escribió porque quedaba muy bonito y poético en su libro; pero no es cierto porque no siempre es igual: Ni te amas a tí mismo todo el tiempo, ni puede nadie ser capaz de querer a nadie al máximo constantemente. El amor es una palabra vaga.
Tú mismo habrás hecho cosas que lamentas haber hecho. Todos lo hemos hecho. A veces te amas a tí mismo, a veces no te amas, a veces te odias. Si estás con alguien a veces lo quieres mucho, a veces menos, a veces incluso te estorba: es el amor, que no es algo estable, fluctua. No puedes pretender que nadie te dé más de sí que tú mismo, que eres el único con el que seguro que pasarás toda la vida. Aprende a perdonar. Tu pareja probablemente es muchísimo más genial de lo que podrías tan siquiera imaginar que podrías esperar.

Cuentos tan cortos: ¿Por qué la gente grita?

¿Por qué la gente grita?

Alguien dijo lo que casi todos hubieramos respondido: “Porque me pone de los nervios”.

El maestro sin embargo preguntó de nuevo:

Sí, pero ¿Porqué gritamos si tenemos a la persona al lado?
¿Porqué no podemos hablar en voz baja?
¿Porqué hacemos eso cuando nos enfadamos?

Cuando dos personas se enfadan sus corazones se alejan mucho, tanto, que tienen que gritar para poder escucharse.
Cuanto más enfadados estén, más tienen que gritarse.

Dos personas que se quieren no se gritan, se hablan suavemente, sin dañarse, porque sus corazones están en realidad muy cerca.

No intentéis que vuestros corazones se alejen por una tontería, nunca digáis palabras que os distancien más o que podrían quedar clavadas en el alma del otro porque podría llegar un día que la distancia se haga tan grande que vuestros corazones, quizás, nunca puedan volver a encontrarse…