Identificar un ataque cerebral

Cuando nos damos un golpe en la cabeza nos llevan inmediatamente al hospital para comprobar que no hay lesiones graves, esto se hace entre otras cosas porque un simple golpe en la cabeza aparentemente inofensivo y que ni siquiera molesta pasado un rato puede ocasionar un infarto cerebral y la muerte pasadas unas horas. Los sintomas del infarto cerebral son díficiles de identificar porque aparentemente la persona está igual, sin embargo se ha descubierto que es sencillo identificarlo mediante 3 simples preguntas y por lo tanto pararlo a tiempo (debe identificarse y tratarse antes de 3 horas). Si alguna vez alguien se da un golpe en la cabeza pedidle que inmediatamente:

1. Que sonría o ría.

2. Levante ambos brazos a la vez.

3. Articule una frase con sentido, por ejemplo: “hoy es un día soleado”

Si tiene problemas con cualquiera de las 3 llevad a esta persona inmediatamente a un hospital, el pequeño golpe puede matarle si no se trata a tiempo porque ha dañado alguna parte del cerebro.

Éstos consejos no son coña, los he visto por ahí. Me llama la atención lo de sonreir porque también se usa para diagnosticar demencias o esquizofrenias. Teorícamente lo primero que pierde un enfermo mental es el sentido del humor y la capacidad de captar los dobles sentidos y la ironía.

Curioso.

Sigue al conejo blanco…

Sigue al conejo blanco
Uno de los mejores juegos que he visto. Engancha  y al menos hay 37 pantallas, si alguien llega más lejos que lo diga porque algunas cosas son bastante jodid**

Suerte!

Yo, Robot

“Fíjate en ti. No lo digo con ánimo de desprecio, pero fíjate bien: el material del que estáis hechos es blando y su energía depende de la oxidación ineficiente de la materia orgánica. Entráis cada noche en un estado de coma y soñáis, ¿pero de que sirven los sueños si casi nunca se cumplen? Pensáis, es cierto, pero os equivocáis frecuentemente y a la menor variación externa perdéis vuestra eficacia. Sois alterables, sois imperfectos…

En cambio yo, preferiría sentir lo que sentís.”

No, no es una frase de BMW, aunque saliera en uno de sus anuncios, es un extracto de un relato de “Yo, robot”, de Asimov. Para quien no conozca a este autor es muy recomendable porque dota de tanta credibilidad y otorga de tanta base científica todo lo que presenta en sus supuestos mundos futuros que sus novelas parecen crónicas de actualidad con un añadido que las hace aún mejores: suelen esconder geniales conclusiones y “moralejas” con amplio espacio además para la reflexión. Suele tratarse de relatos protagonizados por robots, pero aunque parezca increíble y en realidad se trate de seres que no existen no es díficil situarse enseguida como espectador de un mundo y un montón de objetos que sí parecen pertenecer a nuestra realidad cotidiana. Algún día, cuando encuentre tiempo, pondré por aquí el resumen de algunos de ellos. Un ejemplo del estilo de su obra podría ser la película “yo Robot” Para quien no la haya visto está basada en uno de los relatos de este libro, así que si alguien quiere introducirse en el universo del autor más fructifero de esta época (más de 1000 obras) también os la recomiendo.

Si la humanidad desapareciera…

¿Cuanto tiempo tardarían nuestras huellas en desaparecer?

  • Inmediatamente: La mayoría de las especies en peligro empezarían a recuperarse.
  • 24-48 horas: La contaminación lumínica se acabaría.
  • 3 meses: La polución atmosférica (nitrógeno y óxidos de azufre) se va reduciendo.
  • En 10 años: Desaparecería el metano de la atmósfera.
  • En 20 años: Las carreteras rurales y pueblos quedarían cubiertos por la vegetación. Desaparecen las cosechas genéticamente modificadas.
  • En 50 años: Se recupera la población de especies marinas. Desaparecen los nitratos y fosfatos del agua.
  • Entre 50 y 100 años: Las calles y edificios de las ciudades quedan cubiertos por la vegetación.
  • 100 años: Los edificios de madera se desmoronan.
  • 100 a 200 años: Los puentes se caen.
  • En 200 años: Los edificios de metal y cristal se desmoronan; el cinturón de grano de los Estados Unidos vuelve a ser una pradera.
  • En 250 años: Las presas se derrumban.
  • En 500 años: Los corales se regeneran.
  • Entre 500 y 1.000 años: la mayoría del contenido orgánico de los vertederos se descompone.
  • 1.000 años: La mayoría de los edificios de ladrillo, piedra y cemento han desaparecido; el dióxido de carbono en la atmósfera vuelve a sus niveles pre-industriales.
  • 50.000 años: La mayoría de los plásticos y cristales se descomponen.
  • Después de 50.000 años la existencia de la humanidad queda marcada básicamente por sólo algunos restos arqueológicos…
  • Pero algunos productos químicos fabricados por el hombre sólo desaparecerían después de 200.000 años y la basura radiactiva puede seguir siendo mortal durante hasta dos millones de años.

Visto en: microsiervos, vía Boing Boing; el artículo Imagine Earth without people lo explica en más detalle y es el original en el que se basa la ilustración de Treehugger.)

Llueve en casi toda Expaña

Curioso experimento el de despertarme, levantar ese telón que me encierra en escena todas las mañanas y descubrir que durante tres días seguidos el cristal que hay tras él ha aparecido empapado de lluvia. ¡Llueve en Madrid y en gran parte de España! Y además no es ese chispeo guarro que imaginaría pero no llega tan siquiera a pretender ser una mala tormenta: estos días ha llovido en condiciones, durante tres días seguidos y durante bastantes ratos. Agua de esa que empapa, de esa que sorprende, de esa que jode. Lluvia de las películas, de las novelas, de la que deprime pero que, como por aquí escasea, a mí me gusta.
El primer día me fastidió sobre todo el color gris del que suele ir acompañada nuestra melancólica amiga y llegué unos 45 minutos tarde a la oficina tras librarme por los pelos de una colisión múltiple de 4 o 5 coches que iban delante mío. Cada día veo algún accidente, así que lo único diferente ha sido esa sensación parecida al “te lo dije” que soltamos con orgullo al que por no seguir alguno de nuestros tontos consejos la ha pifiado. Esa mañana me alegró especialmente el no ser uno de esos capullos que van por la autopista comiendo el culo al coche de delante aunque el de delante ya vaya comiendo a su vez el culo al de delante. Que se jodan.
El segundo día también debimos de llegar tarde el 90% de los que en Madrid cogemos el coche/atasco para ir a trabajar. Confieso que a veces me gusta tardar el triple en hacer el mismo recorrido porque redescubrir secciones que por la hora, habitualmente, nunca alcanzo a escuchar en cada uno de los programas de las 5 emisoras que voy escuchando simultaneamente cada mañana (cope-ser-ondacero para conectarme un poco y europafm-los40 para desconectarme otro tanto) tiene su punto. Supongo que llegar un poco más allá en cada programa ayuda a romper un poco esa rutina que nos empapa todos los días aunque no llueva. Es lo que tiene ser en realidad robots esclavos de los horarios. Matar a todos los humanos, matar a todos los humanos, matar a todos los humaaaa… a lo que iba…
Hoy ya es el tercer día de lluvia. Supongo que ahora mismo es ella la causa de que no haya ni una puñetera luz en todo mi entorno desde hace una media hora y de que haya descubierto de pronto que no tengo ninguna de esas cosas que se llaman linternas o velas; y es que ha habido apagón: si no fuera porque estoy con un portatil con la batería repleta de maravillosa energía electrica ahora mismo estaría despotricando contra unión fenosa, endesa y en general contra todos y todo. Supongo que dentro de un rato, cuando vuelva la luz, la lluvia será la noticia del día en TV, y el tema del día en casi todos los ascensores de vecinos de España.

¿Por qué os gusta/disgusta la lluvia?

A mí me gusta, en dosis breves (en Irlanda, país donde me movía en bici más de 30 km diarios, no me hacía puñetera gracia) porque por ejemplo:

– De vez en cuando no está mal ponerse algo melancólicos, no como en ese maldito capítulo de la lluvia de Verano Azul (creo que aún me dura el mal rollo que me metió la cursi de la pintora Julia esa), pero sí un poco nostalgicos.
– Se limpia el aire. Como dicen en solo.infames hasta los colores parecen diferentes después de llover.

– Rompe la rutina.

– Mitiga el calor. ODIO el calor asfixiante.

– Nos hace olvidar que pronto seremos un desierto más.

–  No hay tanta gente por la calle.

– El coche se vuelve más cómodo.

– Caos

– Rayos y Centellas, espectáculo de luz y sonido.

– Me hacen que aprecie los días de sol.

No me gusta:

– La gente no sabe llevar paraguas, te pueden sacar un ojo.

– Moja y además resbala.

– Atascos y accidentes.

– Gris.

– Me hace que aprecie los días de sol.
Ha vuelto la luz. Se acabo esta charla inútil. ¿Os gusta la lluvia?

Pudorosa

Más de un salido habrá por aquí que al ver un maniquí desnudo haya desviado la vista alguna vez hacia sus inexistentes pezones de plastico, como esos que la barbie tampoco tenía, porque de hecho estoy seguro – aunque paso de ponerme a buscar- de que habrá incluso alguna web porno suelta por Internet dedicada a estos reyes de los escaparates. El caso es que he encontrado por ahí esta foto y, descartada la posibilidad de que la dependienta/escaparatista que sale en ella sea una guarra o alguna nueva especie de loca fetichista de los maniquies, me parece que le está tapando “ahí” con una extraña mezcla de pudor y miedo…. ¿De verdad está la gente que anda por los centros comerciales tan enferma? Si tapa eso porque la experiencia en sus labores comerciales le ha enseñado “algo” a lo largo del tiempo es para echarse a temblar joder, y definitivamente: o yo pienso muy mal o hay mucho sucio suelto… Allá va y que cada uno piense lo que quiera, una foto de lo cotidiano en el centro comercial:

pudorosa