Dando mi paseo diario por Greenshines , una web veterana y muy recomendable, me encuentro con que Isra, su webmaster, la ha tomado contra Lucia Etxebarría aprovechando que se le ha notado el plagio en su último libro. Tengo también tanto asco a esta impresentable metida a guru de pastel sin tener ni puta idea de nada que reproduzco aquí sus palabras:

Cada vez que Lucía Etxebarría (la fea de la foto) decide escribir un libro, se dirige al maravilloso supermercado de las ofertas de textos escritos. Este edificio contiene cualquier cosa que una mente pensante haya podido redactar en una superficie, desde las grandes obras maestras de la literatura hispano-americana, al número de teléfono que apuntaste en un papel del WC… Todo lo escrito está recogido entre cuatro grandes muros de hormigón, en una enorme superficie de galerías rectas que dividen un embaldosado brillante, reflectante de la luz blanca de un fantástico día a primera hora de la mañana. Y es que en las grandes superficies comerciales nunca hace mal tiempo.

Lucía, echando un euro en la ranura de su carrito, empuja el vehículo en el que va a recoger las mejores ofertas en textos de la semana, al animado ritmo del hilo musical…

Ponerse literato es muy sencillo. Lo malo es cuando lo haces a costa de los demás.

A mí no me importa que cualquiera pueda sacar un libro. Tampoco me importa que, por muy mal que lo hagan, ganen dinero con lo que escriben. De hecho, no me importa que la gente se plagie unos a otros, al fin de al cabo, hasta los niños pequeños hablan e imitan a la gente que admiran, o a la que simplemente, le tienen cariño.

Pero si hay algo que no soporto, es a la gente guay, libertaria, y que no sabe mentir.

Todo el mundo se ha enterado ya de la denuncia por infracción a los derechos de autor que un psicólogo ha interpuesto en contra de Lucía Etxebarría (escritora, con varios premios, que a mí personalmente me da asco). Por lo visto (para los que no os hayáis enterado) en su nuevo libro, la amiga Lucía copió párrafos enteros de un artículo que un buen hombre, que atiende al nombre de Jorge Castelló, había publicado en el año 2004.

No es nada del otro mundo, todos hemos utilizado el control+C / control+V alguna vez. El problema es otro. El problema viene cuando 120.000 gilipollas deciden comprar el libro de marras de “la defensora de las causas guays”, ganando sus buenos duros por ello, mientras que el artículo del amigo Castelló, ‘Dependencia emocional y violencia doméstica’, publicado en 2004 en la web Psicocentro y en el número 3 de la revista ‘Locard’ de la Asociación Valenciana de Criminología y difundido después a través de Internet por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana, lo hizo, tal y como véis, de forma gratuita y libre. Toma ya, a eso le digo yo ser luego progresista, pancartista, y salvadora de focas del ártico. Así cualquiera.

El psicólogo ha dicho que ya no reparte más trabajos suyos por Internet. Tonto es, no por dejar de hacerlo, si no por haberlo hecho. Pero agua pasada ya no mueve molino, amigo. Al menos, el suyo, ya que la amiga Etxebarría declara:

“Espero que la acusación de plagio dispare las ventas de mi libro”

Pues se equivoca. El amigo Castelló (cándido donde los haya, el pobre) no la denuncia por plagio, si no por infracción a los derechos de autor, cosa muy diferente. Ya que lo primero tiene cárcel, lo segundo, no, y el hombre lo hace a sabiendas. Lo dicho, un cándido.

Pero eso a ella le da igual, lo guay es ser provocadora, más si el libro se titula “Ya no sufro por Amor”, y el artículo copiado habla sobre las mujeres maltratadas. Vayamos todos con Lucía a la próxima manifestación “modelna” a la que asista…

¿Habéis visto como he puesto el texto de la frase de Lucía entrecomillado? A eso se le llama “citar”, y no, no es que crea que vosotros no lo sabéis, a pesar de que seáis unos pajeros salidos que habéis venido hoy a ver tetas y os habéis encontrado con este texto larguísimo, es que hay gente ignorante que no sabe como realizar citas en los textos. Lucía Etxebarría es una de ellas, ya que defiende su no-plagio alegando que ella simplemente estaba “citando” al amigo Castellón, y es por eso que aparece nombrado en una escueta línea al final del libro, en el apartado “Bibliografía” (sí, ese que no se lee nadie nunca). Lo malo es que Lucía cita copiando párrafos, palabras, comas, puntos y diéresis sin poner comillas, directamente, mezclado con su texto propio. Vamos, que cualquiera que no piense mal ve claramente que esa implatación no tiene ni mucho menos la intención de hacer ver que los pensamientos de otro queden como propios. Que va.

Eso, si me apuran, es hasta suplantación de personalidad.

Seguro que alguna vez habéis conocido a alguien que, por desgracias del destino, tiene un mínimo puesto de responsabilidad, y lo utiliza para intentar aprovecharse de los que están por debajo suya, ¿A que sí? No sé, por ejemplo, el oficinista veterano, y el becario…

-Joder Jose, no me traigas las fotocopias así. Anda ve y me las grapas.

El malvado oficinista veterano rió entre dientes al ver como el joven becario iba sumiso e ignorante a graparle el memorándum que le iba a propiciar un aumento de sueldo sin haber movido un solo dedo…

Pues Lucía Etxebarría es “asín”, pero en el mundo de la literatura. Ahora ha salido a relucir todo esto de que roba artículos gratuitos para sus libros, pero, lo crean o no, amigos, en el pasado ha caído aún más bajo, (y más lo alto también… )

Por lo bajo diremos que ROBA POST DE BLOGS PERSONALES PARA EL SUYO PROPIO (pero hay que ser cutre para robar post de un blog y ponerlos en el tuyo como si fueras tú la autora. Eso me lo han hecho a mí cientos de veces y cabrea tela)… Pero esperen, esperen, que ahora llega lo mejor… Cuando la pillan, miente de muy mala manera (además dice LA BLOG) y borra rápidamente el post “pillado”, defendiéndose diciendo que le han hackeado su página (???)

lucia Etxebarria plagia sus libros

Antes he dicho que odio a las guays libertarias que no saben mentir. Pero lo que que odio con todo el interior de mi alma es a las guays libertarias que no TIENEN NI IDEA DE LO QUE HABLAN. Y es que, en el inverosímil caso (vamos, que no se lo cree nadie) de que hubieran entrado con el user y el pass de Lucía en su blog, y de que hubieran puesto un texto copiado de otro blog como actualización del día (que cosa más ridícula) no sería en absoluto un “hackeo” (¿No era usted escritora? Aaaahhh… que es que usted utiliza anglicismos… Vamos, seguro que es de las primeras personas que usaban la palabra “Zappeando” en España…) digo que no sería para nada un “Hackeo”… Pues ya sabe, si no sabe de lo que habla, mejor no diga cosas en público (aichs, otra vez he olvidado que es escritora…)

Por lo alto queda demostrado que no es la primera vez que esta mujer copia descaradamente. Literalia(que no literal)mente, lo ha hecho con anterioridad con otro libro, o sea, que es reincidente. Eso ya de por sí ( y de que robe post de blogs) ya nos cerciora muchas cosas, pero es que la literatura no es el único campo de caza de Lucía… miren, miren lo que hace también en el campo musical

Pero aún cuando parece que todo acaba, se llega al peor punto. Por lo ultrabajo es liarla en la Wikipedia por intentar hacerse la graciosa poniendo una entrada sobre sí misma. Pero esto es tan ridículo, que de verdad, no voy a comentarlo, y os juro que no lo hago por vergüenza ajena.

Al menos de ahí no ha plagiado.

Por ahora.

Bueno, a los damnificados decirles que hay dos placeres en esta vida que demuestran que al menos has hecho algo. El primero es recibir los insultos de la envidia. Lo segundo es que te imiten. Con eso, uno se da cuenta de que ha llegado a la plenitud.

Una respuesta a “”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *