El metro de Madrid

Hemos trasladado a Gran Vía la oficina y lo de ir en coche resultaba tan infernal que ahora voy en Metro. Yo era de los que si había una cena o tenía que quedar con alguien en algún sitio donde fuera imposible aparcar o fuera zona peatonal directamente no iba, pero tras unos cuantos días usándolo estoy gratamente sorprendido de lo que han ido consiguiendo a base de sablearnos a impuestos y multas.

Reconozco que estuve un par de meses seriamente preocupado por aquello de no poder ir en el coche a lo mío o en bici a la oficina, tener que depender de los horarios, juntarme con guarros y canis, etc; pero en general y ahora que lo estoy usando creo que el transporte público en Madrid es una maravilla y el metro no es ni mucho menos el agujero lleno de canis y ladrones que me imaginaba; así que voy a contaros mi experiencia como alguien que no usaba más transporte público que el avión desde hace mucho y que ha quedado gratamente sorprendido, para ver si así dejáis de vez en cuando el coche en casa y despejamos un poco de coches las calles. Eso de que el transporte público es una mierda es un mito de quejicas.

Mis impresiones sobre el Metro de Madrid

– El iPhone es el invento del siglo y además ¡en el metro hay cobertura! Te plantas los auriculares, te sientas, y entre que chequeas los mails, los feeds, juegas a algo y ves alguna pelí que hayas metido ya has llegado a tu destino. Casi mejor que el coche y los atascos, en serio.

– El metro de Madrid también es una maravilla, no sé por qué lo critica la gente. Es de lo mejor que he visto en ningún país.

– Es muy rápido. Yo sólo cojo una línea directa sin demasiadas estaciones; pero el trayecto que en coche en hora punta me llevaba unos 35 minutos lo hago en 20.

Precio: Es baratísimo. Por sólo ¡1€! te montas y vas a donde te dé la gana. Cómo si te da por echarte la siesta dentro. Con lo que gastas en gasolina una semana puedes andar por ahí todo el mes y también hay un abono mensual con el que por 40-50€ dependiendo de si vives en el culo del mundo o no tienes el asunto del transporte solucionado y puedes montarte donde quieras de forma ilimitada. Lo que he notado es que colarse no es ya tan fácil porque hay bastantes vigilante y los antiguos torniquetes ahora son paneles de cristal, pero por ese precio, ¡quién no prueba a montar en metro! He notado al soltar este comentario por ahí que la gente piensa que no es barato (generalmente aquellos que se han comprado la casa lejísimos para ahorrar y ahora pretenden que les pague yo el desplazamiento) y que blabla… Pues sí, es baratísimo y de hecho no se podría mantener una infraestructura de metro tan estupenda ni aunque pagaramos 3€ por trayecto, y si nos comparamos con otros países ya sí que estamos de ganga, porque el abono mensual vale menos que una tarjeta semanal de países como Londres. El metro es caro para los que no lo usan, porque se lo quitan de los impuestos para nada… Pero si encima te aprovechas del servicio… ¡Una ganga el metro!

Gente: No hay tanta gentuza como pensaba. La hay, y un par de veces me he tenido incluso que levantar porque el de al lado olía mal o iba tosiendo y haciendo el guarro, pero todavía no he visto a nadie con la música del móvil en alto y cosas de esas que me han contado que pasan y que no sé si podré soportar. Sí he observado que hay bastante raro por el mundo y también me he percatado de que en Madrid hay muchísimos más inmigrantes de lo que pensaba, pero en general y al menos en hora punta la gente es gente normal que va a trabajar y no te ves obligado a toparte con ningún cani ni mierdas de esas (quizás porque como no trabajan ni hacen nada viajan a otras horas). También he notado que hay mucha más proporción de chicas que de chicos y que hay bastantes pedigüeños que no lo parecen del todo.

Limpieza: Los pasillos y vagones están bastante limpios. Puede parecer que hay suciedad y huele un poco mal, pero si analizas como yo a la gente y tienes en consideración que en cada parada topas con un mínimo de 10 o 20 guarros tirando cosas, escupiendo, etc me parece que todo está bastante presentable. El metro es limpio, es la gente la que es una guarra. En base a la limpieza sí habría sin embargo que tener en cuenta una cosa: tocar lo menos posible. Una cosa es que el plástico reluzca a la vista y tenga aspecto ordenado para el ganado que vamos dentro y otra que puedas tocar las barras, manivelas de las puertas o frotar el abrigo con cada pared que veas. He visto gente que estornuda y con la mano llena de mierda toca las barras, a una que comía ganchitos chuparse los dedos y tocar después la manivela, y así 100 cosas.

empujadores-metro-tokio.jpg

Trucos para viajar en metro

– Lleva algo para distraerte. El primer día mola mirar a la gente y eso porque es curioso, pero luego aburre. Con un iphone, libro, periódico el trayecto es más cómodo. Fundamental llevar auriculares para tener cierta sensación de intimidad en espacios atestados de gente.

– El bonometro cuesta 9€, el viaje 1€, merece la pena un bonometro pero sólo si lo vas a usar bastante.

– Es facilísimo llegar a donde quieras, pero conviene evitar ciertas líneas como la 6 y la 10 porque por lo que dicen se estropean bastante.

– Cuidado con los carteristas. Por lo visto está lleno.

– Siéntate en la parte de los extremos enfrente de alguna fila de asientos que tenga la pegatina de “asiento reservado”, donde teóricamente deberías levantarte si aparece un viejo o un discapacitado aunque estén menos cansados que tú y aunque al ser viejos hubieran podido quedarse en casa y no ir en hora punta. Si aparece alguien así hay que ser comprensivo y conseguirle un sitio. Te diriges al viejo y le dices ¿quiere sentarse? señalando la pegatina de asiento reservado que está enfrente (y que no es el tuyo) para que se levante uno de esos, preferiblemente algún pandillero (hay casi siempre alguno por el metro).

Aglomeraciones: Dependen bastante de la hora y se le puede coger el truco a los metros más vacíos incluso en horas puntas, aunque conviene viajar antes de las 7 y así no está tan lleno (bien vale un madrugón). Lleva un ipod, periódico o libro con el que puedas extender los brazos y lograr un poco más de hueco entre la gente, que no suele cortarse un pelo en empujarte si son más duchos que tú en eso de ir en Metro. Las mujeres atosigan menos que los chicos, no se agarran con el brazo hacia lo alto y además son bajitas muchas veces, así que conviene situarse entre ellas. Los viejos, los negros, los perroflautas, los que llevan cosas de oro y los que van vestidos de obreros suelen oler peor, álejate de ellos todo lo que puedas. Si ves un gitano rumano o un moro, álejate inmediatamente y vigila desde la distancia para berrear como un perro en cuanto veas que roba su primera cartera.

– Si alguien no te gusta, te levantas y te cambias de sitio. Si alguien deja un hueco libre en un extremo, te mueves hacia allá. Si alguien huele mal o estornuda, se lo haces notar. Da corte pero todos lo harían, busca tu comodidad dentro de la incomodidad de tener que compartir espacio con otra gente.

– No des limosnas. Es mendicidad organizada que incomoda, sólo en casos extremos debes dar limosna en el metro y nunca a los listillos que se hacen los sordos, lisiados a propósito por las mafias (a esos dales ropa o comida porque el dinero se lo quitan después). A los que tocan en los vagones nada, que toquen fuera que para eso se les permite.

– En tu estación habitual vete siempre a los extremos o permanece en los pasillos, por si no te apetece encontrar a alguien con el que tener que charlar forzosamente a las 7 de la mañana.

– En las escaleras mecánicas sitúate a un lado si eres un puto vago o sube andando por el lado izquierdo. Si hay alguien en medio le das un toque con el dedo índice para que se aparte porque está “circulando” mal.

– Hay transbordos más cortos que otros y líneas más profundas, evítalas.

– Sentarse al lado de gente que va hablando puede ser distraído.

2 opiniones en “El metro de Madrid”

  1. haha, q padre, tu entrada me agrado :), acka (En méxiico) es otra cosa!!
    no te imginas, algunas buenas, otras malas :(, por ejemplo, no cuesta tanto como en madrir, aqui el pasaje te cuesta menos de 1/3 parte de un euro, claro, también te expones!, porque pues con ese precio se sube cualquiera. Aqui (si algun día vienes), no se te ocurra sacar tu iPhone, ha habido casos en los que mutilan a gente solo por un celular tiipo tabique, ahora imaginate por un iPhone, si traes puestos audiculares, eres victima de robo, y aunque no, cualquier infeliz te puede preguntar la hora, tu sacas tu celular, él te da un golpe, y tu te quedas medio inconsiente y sin tu cel. Ahora, el metro de aqui, es MUY limpio!!, si alguien espcupe lo pueden arrestar. y en materia de seguridad (afuera de los vagones) netha si esta súper sewuro desde que mataron a dos personas haha, creelo o no fue mUy xistoso, en fin hay dos o tres oficiales cada 5 a 10 metros.
    bueno haha mi s. comment, okii, ciaO!!

    1. Gracias por el comentario Mariana. Yo cuando estuve en México no monté en metro pero hasta para tomar un taxi tenía que usar una lista de “taxistas fiables” porque algunos te timan y a un amigo incluso le secuestraron, así que supongo que habrá algo más de inseguridad. Espero que mejore el asunto, aunque parece ser un cambio complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *