El poder a corto plazo de las calientabraguetas

El sexo femenino busca más la atención por su propia psicología

Numerosos estudios han demostrado que para relaciones vacías, egoístas y poco duraderas nos gustan más aquellos a los que parecemos gustarles (o creemos gustarles), cuyo comportamiento resulta más ingenuo y calentón que el grupo del mismo sexo en el que se integran, y que asociamos con momentos agradables como fiestas o momentos de ocio; pero que al mismo tiempo resultan en cierto modo inaccesibles porque siempre aparecen en entorno social (hay más gente cerca), son de caracter distante en realidad o simplemente tienen/tenemos pareja.

De ahí viene aquello de putilla de muchos, mujer de ninguno que recopiló la sabiduría popular y ahí reside la causa de muchas infidelidades sin sentido a largo plazo -típico famoso que termina con una zorrilla de discoteca teniendo a una mujer de cuento en casa- y muchas relaciones y amistades decepcionantes o dañinas que al principio aparentaban ser geniales.

Es una condición psicológica común a todas las culturas, pero sobre todo destaca, por su psicologíaEl cerebro femenino, en las mujeres.

Algunas de ellas suelen reprochar a los hombres que se fijen demasiado en el físico pero parecen estar deseando que llegue el verano o una fiesta para poder vestirse como guarrillas, calentar a unos cuantos o presumir entre ellas, y simular que no se dan cuenta de que los hombres nos fijamos en esas cosas ( a menudo encantados).

Las Atenttion Whore, las calientapollas, atraen; aunque a largo plazo nadie las quiera y suelan generar conflictos en los círculos por donde se mueven. Internet está lleno. Es el entorno perfecto para una prostituta de la atención y nos trae desde la típica cani frente al espejo a agradables vídeos como los de kotakoti, una especie de chica manga de estética perfecta, movimientos hipnóticos y mentalidad probablemente bastante enferma.

Podéis ver más en su blog: kotakoti

Una respuesta a “El poder a corto plazo de las calientabraguetas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *