Hiroshima: 8:15 a.m. del 6 de agosto de 1945

Enola Gay

Los de USA no se andan con chiquitas pero los japones tampoco y cuando ante su propuesta yanki de rendición sólo recibieron como respuesta el equivalente japones a “matar a todo americano con el silencio del desprecio absoluto”, que para eso estaban mentalizados desde pequeños para morir matando o entrenaban hasta a sus niñas para matar soldados, se debieron sulfurar bastante como niño bruto de la clase país más poderoso del mundo y decidieron emplear el arma creada por Einstein: la bomba atómica. En fin: la ciudad japonesa de Hiroshima, sita en la isla principal de Japón pero hasta entonces desconocida, fue la elegida y ese día, cerca de las siete de la mañana, los japoneses detectaron la presencia de aviones yankis dirigiéndose al sur del archipiélago. Una hora más tarde los radares de Hiroshima revelaron la cercanía de tres aviones enemigos. Las autoridades militares se tranquilizaron entonces: al fin y al cabo tan pocos aviones no podrían llevar a cabo un ataque aéreo masivo. En cualquier caso las alarmas y radios de Hiroshima emitieron una señal de alerta para quetodos los japos se dirigieran a los refugios antiaéreos.

A las 8:15, el bombardero B-29, “Enola Gay”, de nombre ridículo pero tremenda carga y un par de aviones de soporte para filmar la hazaña, al mando del piloto Paul W. Tibblets (un tío que lejos de enloquecer tras lanzar la bomba como cuenta la inculturilla urbana se regocijó de ello en programas tipo lo que hoy sería TNT o el desaparecido Noche del Missipii hasta su muerte, lo que se llama un cabrón vamos). Lanzó sobre Hiroshima a little boy, nombre en clave de la bomba.

La bomba se activaba con una pequeña detonación de polvorá que provocó el inicio de la reacción en cadena del uranio Un ruido ensordecedor marcó el instante de la explosión, seguido de un resplandor que iluminó el cielo. En minutos, una columna de humo color gris-morado con un corazón de fuego (a una temperatura aproximada de 4000º C) se convirtió en un gigantesco “hongo atómico” de poco más de un kilómetro de altura. Uno de los tripulantes de “Enola Gay” describió la visión que tuvo de ese momento, acerca del lugar que acaban de bombardear: “parecía como si la lava cubriera toda la ciudad”.

ANTES:

Hiroshima antes de la bomba atomica

Tokio, localizado a 700 kilómetros de distancia, perdió todo contacto con Hiroshima: hubo un silencio absoluto. El alto mando japonés envió una misión de reconocimiento para informar sobre lo acontecido. Después de tres horas de vuelo, los enviados no podían creer lo que veían: de Hiroshima sólo quedaba una enorme cicatriz en la tierra, rodeada de fuego y humo. Algo parecido a la genial escena de la bomba en terminator 2 había sucedido. (Quizás en algunos asuntos alguien debería explicar a los americanos, con los que en general simpatizo a pesar de la moda antiyanki que se está extendiendo ultimamente, que no todo es una película)

Hiroshima antes de la bomba atomica

¿Dónde tiraran los moros la suya en cuanto consigan la manera de hacerlo? espero que no sea muy cerca de aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *