Manolo y Pepi

Llega Manolo de trabajar en su flamante coche y su mujer le dice:

– ¡Manolo te has vuelto a olvidar otra vez!
– ¿De que, Pepi?
– ¡Hoy cumplimos cinco años de casados!
– Pe… pe… pero, ¿cómo me voy a olvidar de eso?
– Quiero que me lleves a cenar, a ver un buen espectáculo y a bailar.
– ¡Justamente era eso lo que había pensado!
– Está bien, quiero que me lleves al Hot Poney
– ¿Quéeeeee? ¿Estás loca? ¡Eso es un antro!
– ¡Manolo! ¡Quiero que me lleves al Hot Poney porque quiero conocerlo!

Y fueron……
Apenas llegaron, el aparcacoches dijo:

– Buenas, ¿Cómo le va caballero? ¡Me alegro de verlo otra vez!

La mujer saltó sorprendida:

– ¿Qué dice éste? Ha dicho que se alegraba de verte otra vez. ¿Has estado tu aquí?
– ¿Yo? ¿Pero estás loca? ¿En ese antro? Los aparca- coches le dicen a todos lo mismo. Estos lugares son así.

Llegaron ante el portero:

– Sr. Murillo…. ¡Qué alegría!
– Te ha dicho Sr. Murillo…. ¡Este te conoce!
– ¿Eh?…. Cómo no me va a conocer, si trabaja en el edificio donde tengo la consulta. Es el electricista del edificio.

Ya dentro, los recibió Pablo, el gerente:

– ¿Cómo está Doctor Murillo? ¿La mejor mesa, como siempre, verdad?
– ¿Este también es electricista en el edificio de tu consulta Manolo?
– ¡Te voy a matar!
– No…. Eh…. No, este señor me conoce porque es el que me vendió el deportivo que te regalé el año pasado ….
– Manolo, me estás ….

En ese momento apareció la vendedora de cigarrillos:

– ¡Mi Reeeeeeeey! ¿Te doy tu Cohiba?

La cigarrera se puso el habano entre los pechos:

– ¡Mete la manita mi amor, y saca tu habanito

Pepi estaba a punto de matar a su marido cuando se apagaron las luces.
Por fin se sentaron y empezó el espectáculo. Apareció una mujer espectacular que empezó a hacer un striptease. Cuando se quedó sólo con el tanga se acercó a la mesa de Manolo y, muy sen- sualmente, preguntó a toda la concurrencia:

– Y ahora….¿Quiéeeeeen me va a quitar el tanguitaaaaaaa?

Todos los presentes cantaron a coro:

– ¡Se vé, se siente, Manolo con los dientes! ¡Se vé, se siente, Manolo con los dientes!

Pepi no aguantó más. Salió corriendo y se metió en un taxi. Manolo la siguió y también entró en el vehículo. La mujer empezó a pegarle y a tratar de tirarlo por la puerta.

¡Eres el hijo de puta más grande que he visto!

Pepi se quitó un zapato e, histérica, comenzó a pegarle en la cabeza y gritarle los tacos más gordos que sabía.

El taxista se dio la vuelta y dijo:

– Mire que hemos llevado putas locas, Don Manolo….
¡Pero como esta! ¡¡¡Ninguna!!!

2 opiniones en “Manolo y Pepi”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *