Me ha costado un riñon.

Noticia 08/01/09

Un cirujano de Long Island (EE UU) se ha querellado contra su mujer, a la que donó hace ocho años un riñón, después de que ésta presuntamente le fuera infiel. (+ en elpais.com)

Por lo visto el hombre donó un rinón a su mujer y ella, muy agradecida, se la pegó después con su fisioterapeuta; así que ahora el cornudo de un solo riñon (ha ha) reclama que se lo pague o al menos que le pague el precio que teorícamente vale un riñon (según el refranero muchísimo, aunque lo ha dejado en 1 millón de €).

Detrás de cada historia hay varias verdades y habría que ver si el hombre no lo hizo para tener algo con lo que atarla visto que el amor ya no funcionaba, o si ella es realmente una malnacida -que probablemente lo es-. Pero ¿Podría considerarse un riñon un regalo de novios o de matrimonio? Es que conozco ya varios casos en los que la exnovia ha pedido que le devolvieran determinados regalos tras la ruptura y es un tema más delicado de lo que parece en realidad. Me refiero a que yo considero los regalos regalos, y no inversiones; pero hay casos en que las cosas no son exactamente “donaciones” y llevan implicitas ciertas cosas.

Por ejemplo:

– Uno “compra” una casa a su madre a precio “de hijo” para vivir juntos y cuando lo dejan al poco tiempo la chica exige que se le pague “su mitad” según la tasación real de la casa, el precio como pareja ya no vale y quiere cobrar mucho más por su mitad. En éste caso creo que ella está cogiendo algo que en parte no es suyo y aprovechandose de una personalidad generosa.

– Uno regala un anillo carísimo a su novia y al final lo dejan. Creo que la chica puede quedarse con el anillo, que es suyo.

– Uno engaña a su novia y le paga una operación de cirugía plastica porque le gustan los balones de silicona. Creo que la chica puede quedarse con su nuevo pecho.

– Uno regala unas fotos de la infancia, una medalla de nacimiento o algo así a la pareja. Creo que moralmente hay que devolverlo.

Un regalo se supone que se regala, independientemente de que exista después o no la elegancia de devolverlo. En este caso el riñon era una donación y dudo que tuviera implicito un contrato de “a devolver si me dejas por otro”, independientemente de si la tipa es una bastarda y una ingrata desagradecida. Yo creo que moralmente la situación es culpa de ella, pero ¿realmente debería devolver una donación? Creo que legalmente no y que posiblemente no perderá la demanda tal y como está planteada, incluso aunque en USA la justicia depende demasiado de lo que puedas pagar.

¿Habeis devuelto o exigido regalos a vuestras exnovias? ¿Los regalos no se regalan en realidad?

2 opiniones en “Me ha costado un riñon.”

  1. Yo creo que salvo en cosas muy caras el devolver o no tiene que quedar a elección del regalado, es más, en algunas circunstancias incluso puede ofender al regalante el querer devolverlo. Cuando regalaste eso es porque querías que lo tuviera, si ahora te lo devuelve es como que ya no quiere saber nada de ti ni de lo que vivisteis, es jodido.

    Ahora, en temas de importancia como puede ser comprar un piso la clave está en los modelos como la separación de bienes, nada como dejar todo por escrito y saber qúe paga quién para que el fin de la relación (si por desgracia se produce) no acabe siendo una pesadilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *