Mercedes Milà frente al (futuro) gran secreto de Gran Hermano

Presuntamente…

No puede estarse quieto,
me llamo mar, repite
pegando en una piedra
sin lograr convencerla

Como en el poema, o como un grano. Puedes soportarla u odiarla, pero Mercedes Milà siempre está ahí aunque no la(e) veas… Y aunque como dice la leyenda urbana sea un fake, una especie de espejo mentiroso salido de los mundos de Bambi, yo creo que sí que existe. Y que hace el mundo un poco más interesante.

Particularmente yo no veo casi la TV porque prefiero hacer otras cosas, pero cualquiera que se haya enfrentado a alguna edición del zoo humano (por llamarlo como si los Homo Sapien HorribilisXXI fueramos tan nobles como los animales) de Gran Hermano se habrá percatado de que, quizás por su educación y genetica de buena familia, Mercedes Milà es una extraña combinación del morbo sexual de antiguas glorias con la inocencia ideológica de alguien que sólo ha vivido en una burbuja llena de suerte (como yo) pero algo opaca y pijotera, una inteligencia afilada aunque siempre asquerosamente cobarde y limitada a lo “politicamente correcto”, una naturalidad ante las cámaras a menudo excesiva y despótica pero casi siempre desgarradoramente buena y una habilidad díficil de igualar para manipular las cosas y sobre todo para hacer que las nimiedades que suceden en el reality Gran Hermano se conviertan casi en un acontecimiento social para cierta parte de la población aficionada a este escaparate de la psicología humana (en mi opinión Gran Hermano no es una mierda, no hacen daño a nadie).

O sea, puede gustarte o no Mercedes Milà pero sin ella el concurso probablemente estaría muerto porque es que lo vive mientras se vive a sí misma en una especie de ceremonia mediatica en la que ella es la verdad absoluta y sin derecho a replica; pero mola y hace grande lo que de otra forma probablemente sería bastante peor. Sólo falta que dejen de estropear las cosas y de censurar desnudos o peleas para que el programa realmente merezca la pena ser visto.

No es fácil enfrentarse a un programa tan odiado de cara a la galería -todo el mundo lo odia y después está lider de audiencia, que me lo expliquen- y convertir algo que no debería importar a nadie en algo sobre lo que mucha gente habla después durante los cafés de la mañana, y quizás por ello Mercedes ha aumentado aún más su ego hasta caer en una especie de pequeña megalomanía crónica que le permite disfrazarse pero le impide detectar que la negra rompevajillas (a la que tengo grabada haciendo un baile guarrro en topless, tan “estrecha” que es ella supuestamente) o esa enana mala que se cree simpática siendo doña broma-patosa realmente son como la audiencia dice y no como ella dice que cree. Tu opinión es tu opinión, Mercedes, pero no es la verdad absoluta aunque te cabrees en cuanto alguien intenta replicarte. Papa Nöel no existe, el ratoncito perez es una próxima factura en el dentista, y Mercedes Milà es simplemente una humana.

Probablemente su carisma ante las cámaras sólo lo supera su afan de manipulación, aunque tenga un par de narices y es una tipa moderna. Le gustan los blogs, se nota que se “mueve” por el mundo y si está en contra de algo es imposible que el resto de la humanidad no se percate de ello, pero Mercedes Milà sospecho que sólo es genial en la pantalla cuando no se mete en lo que no le llaman (pocas veces). Lo que dice, y lo que realmente piensa, seguramente no tiene nada que ver, tiene más en común con una charlatana de tónicos milagrosos del siglo XIX que con una periodista objetiva y coherente. Es mentira que sea tan “guay”, tan transgresora de pastel, y por fortuna que pueda estar tan equivocada en todo.

– Habla de libertad pero dejó de fumar y parece que ningún ser humano podría ser capaz de encender un pitillo a menos de 100m suyos sin perecer en el intento. Quizás debería dejar un poco en paz a los demás y no ser tan intrusiva. Yo no fumo, pero si alguien está realmente enganchado (que los hay) o quiere fumar (en lugares donde no molesta) pues tampoco pasa nada, no es más que un pequeño turulo que echa humo, mata, y que además proporciona impuestos en un país que se está hundiendo en el tercermundismo y yendo a la más absoluta ruina. Basta ya de insultar al fumador si hablas de libertad, sería mejor dedicar tus esfuerzos a otras necesidades básicas y dejar de intentar sacar dinero con ideas que simulan ONGs que no existen.

– Habla de defensa animal pero está a favor de la matanza subvencionada de toros y además casi todos los perros que han salido en Gran Hermano han terminado abandonados una vez acabado el concurso (en elrefugio)

– Si trata a la gente que entrevista como la mierda, no quiero ni imaginarme cómo debe ser trabajar con ella en televisión (probablemente me equivoque, pero es que es despota lo suele ser siempre).

– Parece que nunca ha salido de la España cañi por esa especie de grosería malentendida como “naturalidad”, esa excusa típica de la falta de maneras que consiste en decir que es que “se es muy natural y sincero” para justificar groserías. Ese intento de hacernos creer que la gente normal se hace caca en la bañera y no en otro aparato que se llama taza de wc es sólo una excusa, porque Mercedes sí tiene maneras y ha viajado mucho: ha sido reportera y hasta sigue saliendo de vez en cuando al extranjero, incluso en viaje pagado por telecinco a Islandia, el país de Bjork, 4 más, y de los matadores de ballenas.

– Pide la exterminación de los judios en manifestaciones a favor del heroico pueblo de terroristas palestinos (esos que ponen los colegios al lado de las fabricas de bombas para que cuando les ataquen los judios maten de paso unos cuantos niños y puedan así salir en televisiones de todo el mundo), pero no es ajena a sus tácticas comerciales.

– Parece valiente pero en realidad es una cobarde. Parece dialogante y amante de la libertad pero como opine ella que ni dios se atreva a alzar la voz.

El caso es que el otro día le dijeron que uno de los concursantes, el único normal que de vez en cuando se cabrea y pasa de todo y no es un guays, está ganando pese a salir nominado cada semana porque alguien se está gastando verdaderas fortunas en llamadas y sms a su favor. Mercedes Milà lo negó y se pilló la típica pataleta de alguien al que jamás se le puede decir algo que no le guste… Pero acertaban.
El concursante más odioso que ha pasado por la casa presuntamente va a ganar, a no ser que los de tele5 consigan inventar algo efectivo para evitarlo, gracias al patrocinio de otra cadena de televisión: la sexta. El follonero es grande, al fin va a ganar Gran Hermano una persona normal, al fin Mercedes Milà se va a tener que comer su prepotencia y volver a ser la gran profesional que podría ser si eliminara una gran parte de su forma de actuar.

Ivan de Gran Hermano es presuntamente un infiltrado de la Sexta

Actualización: 4 días después se confirma. Ivan a ganado el concurso.

4 opiniones en “Mercedes Milà frente al (futuro) gran secreto de Gran Hermano”

  1. Creo que en esta ultima edicion de GH, ha quedado en evidencia la verdadera personalidad de Mercedes. Sucede en que las ediciones anteiores, los participantes hacían lo que ella quería, sin embargo, en esta ultima, todos (o casi todos), se dieron cuenta del “poder” que ellos tienen entre el público y han decidido usarlo. Principalmente Carlo, una persona preparada con estudios y demás… no quiso dejarse avasallar por la prepotente conductora, y muchos, se animaron tras el… en fin
    Ojala que en la proxima edicion de GH, ya no este Mercedes.
    Saludos !

  2. Mercedes Milá soy una teleespectadora que sigo Gran Hermano, me gustaría darte una idea, aunque seguro que ya la habrís pensadovsts.
    Porqué no hacéis un Gran Hermano sin expulsar a la gente hasa el final y cada semana votando y acumulando los votos,y al final ir expulsando por orden descendente hasta que quede un cncursante; y para que todos tubieran las mismas posibilidades se tendría que votar un voto por teléfono, por que de lo contrario si un amigo tiene muchdinero este siempre sale ganador.
    Muchas gracias y espero la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *