No mires a los ojos de los gorilas

Hacer fotos con flash y mirarles fijamente a los ojos puede molestar a los animales

gorilas tigre

Un gorila del zoo Blijdorp, en la ciudad holandesa de Rotterdan, Bokiko escapó de su jaula el pasado mes de mayo y atacó a varias personas antes de ser abatido con dardos tranquilizantes.
Solo una mujer fue herida directamente por el animal, que fue mordida en una mano. Las otras tres personas resultaron heridas de forma accidental: una mujer se cayó al intentar correr por la presencia del animal; un hombre que iba en silla de ruedas se lastimó al intentar salir del restaurante y un empleado sufrió un shock al ver al gorila suelto.

gorila recien nacido

Tras buscar la razón a esta agresividad se descubrió que la culpable era la mujer que habia sido atacada en primero lugar.
Dicha mujer solía pasar muchos días en el zoo y se quedaba mirando fijamente al gorila durante bastante rato, según ella porque “pensaba que su presencia agradaba al animal”.

copito de nieve

En el lenguaje gestual de los simios (y de casi cualquier mamifero) se interpreta como una amenaza una mirada prolongada directa hacia los ojos, así que si quieres “picar” a un animal nada mejor que mantenerle la mirada hasta que te ataque (o simplemente hasta que se cabree si está en una jaula).
Para evitar que accidentes similares ocurran de nuevo, en el zoo de Rotterdam reparten y obligan desde aquel ataque a usar estas gafas frente a los gorilas, ridículas en apariencia pero menos intrusivas para los animales.

gafas zoo de rotterdam

FOTO GAFAS: Revista QUO

5 opiniones en “No mires a los ojos de los gorilas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *