Yo voy en transporte público

A quien corresponda: hay en las oficinas centrales de Tráfico algunos funcionarios muy simpáticos, me informaron dos muy amables; pero si tienen que ponerme a alguien delante como la arpía que me tocó a mí en la mesa, que no me culpen cuando digo que todas las gestiones burocráticas que se puedan hacer desde una máquina sin tener que recurrir al trato con personas son mucho más agradables y seguras. Y es que donde esté una bonita gestión a traves de Internet, pese a lo chapucero de casi todas las páginas oficiales, que se quite tener que enfrentarse al careto avinagrado de algunos funcionarios alienados por la injusta estabilidad forzosa en su puesto de trabajo pagado por mí y por el resto de contribuyentes. Es mi opinión.

Cuento ésto porque ayer tuve que ir a las oficinas centrales de Tráfico en Ezpaña y como tenía el coche estupendamente aparcado en el Ifema, que está a tres paradas en Metro de allí, me dije ¡pues voy a ser ecologista y voy a ir en transporte público!, ¡que así no tengo que tirarme 20 minutos buscando sitio por allí!

Me llamó la atención que en el metro ya no hay taquilleros, se compran los billetes directamente sin esperar ni un minuto: tocas la pantalla de alguna de las máquinas situadas en el descansillo, metes una tarjeta de crédito (no pide nada, si eres un maldito ladrón ya sabes, a comprar billetes de metro para revenderselos a algún cutre), y es todo: la máquina te escupe rapidamente un billete rosa (que digo yo que podría tener publicidad y así subvencionaban un poco el transporte, no todo a base de impuestos o bolardos feos por la calle, pero bueno). Lo metes en las puertas, te marca un número con el número de trayecto del día (si pones celo a los lados no te marcaría nada y puedes decir que no funciona y usarlo otra vez supongo) y ya estás dentro. Es como cuando vas a votar. Te sientes un buen ciudadano.

Maquinametro

Tras varios paréntesis más ya estaba como quien dice en el anden ¡Ménudo metro más bueno que han puesto en Madrid! Han instalado televisores, aire acondicionado, ascensores, megafonía de calidad, ¡hasta una bibliozona en el anden donde daban libros gratis!… Un mundo de lujo y ecologismo por sólo 1€ donde a veces además te regalan hasta periódicos.

Aparte de rápido y barato es un medio de transporte interesante porque además de ir mirando gente se puede leer, ir con la consola o el móvil, estudiando, etc; la verdad es que ahora que soy un usuario del transporte público no sé por qué la gente se queja tanto. Yo estoy en contra de los autobuses porque me estorban para conducir, pero el metro la verdad es que no está nada mal y os lo recomiendo: ¡idos en metro! ¡Vuela!

Metromadrid

Su peor inconveniente es la gente (algunos estornudan, huelen, estorban, empujan, etc), pero paradójicamente es la gente también lo mejor del metro. Durante mi viaje me lo pasé bomba escuchando conversaciones y observando personajes de todo tipo. Se ve que ya no hay músicos o al menos no coincidí con ninguno porque tampoco estuve mucho, pero recuerdo que antes había algunos bastante buenos. Los del acordeón o los que ponen el amplificador demasiado alto me sobran, pero a algunos no intrusivos de los que tocan música andina o cantan la verdad es que sí me hubiera apetecido encontrar como elemento exótico a mi viaje civico-ecológico. Tampoco ví ningún indigente, pediweño, etc y en general todo estaba bastante vacío.

De todas formas y pese a todas sus ventajas yo voy a seguir llendo en coche. No me gusta compartir espacios cerrados con determinada gente intrusiva y además cuenta la leyenda que respirar mucho aire del metro al día te convierte en un cabrón:

Video de un vigilante pegando a un mendigo

Video de los vigilantes valentones de Prosegur:

2 opiniones en “Yo voy en transporte público”

  1. Aquí no hay metro! Pero yo voy en guagua(autobús) a todas partes!

    Y también me encanta mirar a la gente, sus conversaciones, sus expresiones… Me gusta mucho observarles e inventarles una vida… O leer también me encanta!

    Y estoy de acuerdo contigo: hay gente que sobra. Aquí se ha puesto de moda entre los pasajeros de mi edad (de 15 a 20 años..) poner música con los móviles. Me mata, encima que los altavoces de los móviles casi nunca son buenos, ponen ese Reggaetón o Bakalao. Me mata!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *